La Telaraña Cubana de Trujillo, libro de la autoría de Elíades Acosta Matos

Por: Rafael Nino Feliz

El inagotable tema de Trujillo y su largo período de gobierno de férrea dictadura, capaz de incidir sobre acontecimientos trascendentales de otros países del Continente ha sido, sin dudas, uno de los temas más abordados por los escritores de muchos de nuestros países. Es un tema que no se ha agotado y siempre aparecerán nuevos libros que, producto de la investigación, el análisis histórico, económico, político, o desde el arte y la ficción, nos brinden la oportunidad de profundizar sobre él régimen de fuerza que nos gobernó bajo la represión sin igual durante tres décadas.

Elíades Acostas Matos nos regala la honrosa oportunidad de poner en nuestras manos dos tomos, que en conjunto suman casi mil páginas, de uno de sus nuevos libros publicados en nuestro país. Este texto nos habla sobre las múltiples, diversas y complejas relaciones de Trujillo y los dictadores Machado y Batista, de Cuba. El libro LA TELARAÑA CUBANA DE TRUJILLO, auspiciado por el Archivo General de la Nación constituye un aporte, no sólo documental, testimonial, histórico, sobre una importante época de nuestra historia reciente, tanto de República Dominicana como de Cuba, sino que es, al mismo tiempo, un material altamente cívico y educativo para los jóvenes, ciudadanos en general, de nuestros dos países hermanos, y toda la región de El Caribe.

El texto que comentamos nos ofrece un profundo análisis de hechos históricos ocurridos, tanto en nuestro país como en Cuba, plagados de contradicciones, alianzas, pactos políticos, labores de inteligencia, espionaje, desconfianza, intereses estratégicos de los dictadores. La forma sencilla, pedagógica, educativa y didáctica reflejada en la obra es el producto de la maestría de un intelectual como Elíades Acosta -como todos le llamamos- que nació con una profunda vocación e inclinación a la enseñanza de la historia.

Vamos a conocer a Elíades Acosta Matos.

Tan sencillo, familiar y nuestro, como sus dos apellidos, que al escucharlos no podemos dejar de asumirlos como parte de nuestro terruño, Elíades Acosta Matos tiene tantos elementos a su favor para hablar de sus extraordinarias condiciones intelectuales, que es preferible -de entrada- expresar que, a pesar de su grandeza como pensador, es un ser humano humilde que se mueve en los círculos sociales, culturales, científicos y académicos, como uno más de nosotros. El elemento distintivo de su talento sobresale sólo cuando la historia se posa sobre su palabra pronunciada para llevarnos a recorrer el dato histórico, el contexto, el origen y las implicaciones de cada hecho.

ELÍADES ACOSTA MATOS. Universidad Estatal de Rostov del Don, 1982. Licenciado en Filosofía, especialidad en Historia de la Filosofía. Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de La Habana, 2009. Ha impartido conferencias en universidades y centros culturales de Cuba, Estados Unidos, España, Venezuela, República Dominicana, Colombia, Chile, Argentina y Sudáfrica. Investigador del Instituto de Historia de Cuba, profesor adjunto del Instituto Internacional de Periodismo José Martí y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana. Miembro ordinario de la Cátedra de Estudios Cubanos de la Universidad Wolverthampton, Inglaterra, desde 1998. Fue director de la Biblioteca Nacional José Martí, presidente de su Consejo Científico y director de su revista, desde 1997 a 2007. Fue, durante dos años, presidente de la Asociación de Estudios Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales (ABINIA).

Ha publicado centenares de artículos, entrevistas y ensayos en la prensa especializada y general de Cuba y el extranjero. Ha publicado en Cuba, España, Venezuela y República Dominicana, libros y folletos; entre los primeros se destacan: 1898: Cien respuestas para un siglo de dudas (1998); Los colores secretos del imperio (2003); El Apocalipsis según San George, que recibió el premio de la Unión de Historiadores de Cuba, Ramiro Guerra (2005); Siglo XX: Intelectuales Militantes (2007); Imperialismo del siglo XXI – Las guerras culturales (2009), que recibió mención en el premio Internacional Libertador; La Telaraña Cubana de Trujillo, 2 tomos (2012) y una reedición revisada, corregida y ampliada, en dos tomos en el 2018. Además, la Dictadura de Trujillo: Documentos, compilación en seis tomos (2012), 1963: Revolución inconclusa (2013); 1963: De la guerra mediática al golpe de Estado (2015); La Era, dos tomos (2016). También las novelas históricas Cartas auténticas que no se escribieron (1999) y Hotel Tampa Bay (2004).

Se radica, actualmente, en la República Dominicana, e investiga en el Archivo General de la Nación. Es asesor de la Fundación Juan Bosch y del Ministro para Políticas de Integración Regional.

Finalizamos el comentario de este importante libro, citando al propio autor:

Un mes antes de que Rafael Leonidas Trujillo Molina ¨triunfara¨ arrolladoramente en las elecciones convocadas tras la destitución violenta del presidente Horacio Vásquez, los augurios de lo que sería su reinado de 31 años se transparentaron lejos de las fronteras del país. Y sería entre La Habana, Nueva York y Santiago de Cuba, y alrededor de un noticiario cinematográfico de la Casa Pathé, donde los presagios de la negra edad que se cernía sobre Quisqueya mostraron a las claras que un advenedizo intolerante y violento acababa de tomar el poder, y que sólo lo abandonaría como él mismo lo había conquistado, por la fuerza. (Página 12, tomo I).

Es evidente, y ha quedado bien documentado, que a la astucia de Trujillo no escapaba la importancia que tenían la opinión pública internacional y la de los gobiernos extranjeros para el triunfo de sus planes. A esa empresa se dedicó por entero, durante sus largos años de mandato, e incluso antes de ocupar la presidencia. Perfeccionista, ordenado, controlador insomne, siempre vigilante para adelantarse a sus enemigos, cimentaría su poder sobre la fuerza, y también sobre su abundante información que recibía de todas partes. (Página 23, tomo I).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: