Tony Peña Guaba un Liderazgo con Pantalones Largos.

Por: CJ Barro

En política se considera la madurez y la experiencia un elemento indispensable para el éxito de una aspiración a cargos de elección popular.

Tony Peña Guaba, perredeista desde el vientre de su madre, tiene todo un historial en las intringuilis partidarias, donde ha mantenido posiciones coherentes y sin ser una Pitonisa, ha aprendido a descifrar los caminos secretos de la política con singular precisión.

Es de los pocos dirigentes del partido revolucionario dominicano que ha postulado a viva voz que ALIANZA NO ES FUSIÓN.

Tony cociente de la necesidad imperiosa de dinamizar el PRD, y ofertar una opción de extracción popular y de históricos vínculos partidarios, se apresta a hacer públicas sus aspiraciones a la presidencia de la república.

Aparte de las expectativas normales que concita por su juventud y coherente discurso, Tony puede articular una alianza del perredeista histórico y reeditar los episodios más hermosos del perredeismo que es la solidaridad y la ínter acción con los agentes sociales huérfanos de propuestas que levanten su bandera de lucha.

Otro elemento importante en la decisión de Tony, es que por su temperamento mesurado garantiza un proceso interno sin traumas que lacerante la unidad partidaria.

Las huellas de Tony serán inmensa, pues su juventud augura procesos futuros dónde indudablemente será uno de los principales actores.

El PRD en esta nueva etapa de relanzamiento, garantizará el accionar interno de Tony en pos de la presidencia de la república.

Hoy que es imperioso trazar el camino propio como fórmula única de crecimiento y desarrollo, es saludable que otros perredeista al igual que Tony lancen sus aspiraciones presidenciales.

Hoy urge el fortalecimiento institucional del PRD, y su participación como organización cabeza de una gran alianza social y politica, que trillado el camino propio le oferte al país candidaturas que representen sus comunidades de forma digna.

Estamos en un momento de oro para el crecimiento institucional y desarrollo cuantitativo y cualitativo de nuestra organización política, pero si sucumbimos y pactamos en primera vuelta con el PLD o el PRM, estaríamos sepultando de manera definitiva el mil veces glorioso partido revolucionario dominicano.

Hay perredeistas que se acomodan al poder, y podrían mover tentáculos forzando una alianza en primera vuelta, convirtiéndose de esta manera en sepultureros del PRD.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: